Sin duda, el uso de tintes no es bueno para el cabello, ya que tienen componentes como el amoníaco que lo dañan en su estructura. Ahora bien, no modifican el cuero cabelludo. Hay muchos casos de mujeres que han venido con un cuero cabelludo graso, pero el tallo del cabello está seco y dañado por los tintes.

Antes de hacer un tinte, es conveniente verificar si uno no es alérgico a él, ya que si ocurre una reacción alérgica severa en el cuero cabelludo debido al tinte, esto puede causar una quemadura que dañe definitivamente el cabello. Entonces, antes de un nuevo tinte, es recomendable realizar una prueba de alergia detrás de la oreja y ver el resultado a las 48 horas.